Acabado mate: ¿Amas el efecto aterciopelado? Entonces apuesta al mate que tiene la menor cantidad de brillo, porque no refleja la luz, y es la mejor opción para ocultar imperfecciones como protuberancias o pequeñas grietas en las paredes. Resulta ideal para paredes texturizadas.

¿Dónde utilizarlo? La pintura mate queda espléndida en casi cualquier ambiente, pero como es un poco más difícil mantenerla limpia, no es recomendable utilizarla en las áreas de alto tráfico de la casa como la cocina o el baño.

Acabado satinado: Nunca te equivocarás con un acabado satinado o también conocido como cáscara de huevo. Tiene apenas un poco más de brillo que el mate, pero sin dejar las paredes brillantes. Puede limpiarse con un trapo húmedo.

¿Dónde utilizarlo? El acabado satinado en las paredes se utiliza con frecuencia en ambientes exigentes, como cocinas y baños, donde se desea una limpieza fácil sin un acabado muy brillante. También es perfecto para las habitaciones de los niños.

Acabado semibrillante: Es más fuerte que el satinado, por lo que presenta un menor desgaste. Refleja más la luz, por lo tanto, si hay imperfecciones en las paredes antes de pintarlas, este tipo de pintura las destacará.

¿Dónde utilizarlo? El uso más común del acabado semibrillante es en molduras, puertas y muebles, ya que es muy fácil de limpiar, pero también es perfecto para generar un carácter específico o un diseño de impacto en baños o, incluso, en el cuarto de los niños.

Acabado brillante: Es el más impactante de todos los acabados y por ello se suele usar en puntos estratégicos del hogar como la cocina. Para un estilo contemporáneo, una buena idea es pintar una única pared con acabado brillante, para generar un foco de atención, y el resto del ambiente con pintura mate.

¿Dónde utilizarlo? Si la decoración de tu casa es clásica, reserva la pintura de acabado brillante para puertas y ventanas. También es una gran opción para los muebles, debido a su terminado duro y bien brilloso.

Pintura a base de aceite: Lo bueno es que proporciona un acabado como esmaltado que es resistente a manchas. Además, es una buena opción para superficies más ásperas, como muebles y pisos. Lo malo es que se seca más lentamente y desprenden un olor fuerte.

Pintura a base de agua: También conocida como pintura látex, se seca rápidamente y se limpia fácilmente con agua. Además, tiene un acabado resistente y ayuda a que el color se mantenga en el tiempo, sin tornarse amarillento.

¿Hay que usar una base? Para un mejor acabado, siempre se aconseja comenzar con una capa de base, que prepara las superficies nuevas y viejas para la pintura y le aporta más cobertura a tu pared.

Atmósfera: Toma en cuenta estos consejos y piensa en la atmósfera que deseas darle a tus espacios. Piensa en un acabado mate para un ambiente sereno y uno brillante para aportar energía.
Fuente: Univision.com
Fecha: 23-02-2015

visite nuestro enlace web
www.rentahouse-aragua.com