Objetos muy contrastantes o pesados pueden intervenir en el descanso; así como el flujo de energía puede ser desequilibrado por los accesos al baño o ventanales no protegidos con cortinas gruesas o puertas cerradas. Al iniciar un nuevo ciclo como mudarte a una nueva casa, tener una nueva relación de pareja o un trabajo es aconsejable cambiar de cama o al menos cambiar la ropa, para tener una buena energía en tu habitación. Y, lo más importante, es la posición que tendrá tu cama para poder dormir y tener un sueño óptimo. Conoce lo puntos a considerar cuando quieras aplicar el Feng Shui en tu dormitorio.

Posición de la cama

La cama es el elemento más importante de la recámara. Esta debe tener la posición correcta para lograr el descanso y la intimidad en la habitación. Debe estar posicionada diagonalmente a la puerta y lo más lejos del acceso de la casa ya que buscamos una energía relajada y que no perturbe tu sueño. Las posiciones erróneas de la cama son: no debe estar frente a una puerta o alineada a ella, bajo una ventana o junto a un acceso al baño. Además, no debemos colocarla en la pared de la puerta principal de la recámara, a la mitad de una puerta y ventana. Visualmente debe formar una línea recta cuando te paras desde la puerta. Lo ideal es que desde tu cama puedas ver el acceso a la habitación en diagonal y en un lateral tu ventana.


Respaldo de la cama

La cabecera es pieza fundamental para lograr el equilibrio del Feng Shui. Esta es la que resguarda tu descanso. Debe estar posicionada junto a la pared y no es buena idea colocar cosas pesadas arriba de ella. Libros, equipos electrónicos, cuadros gruesos o estanterías. El respaldo debe estar ubicado donde nos permita ver una vista armónica de nuestro espacio, entre más alejado de la puerta esté, más placer obtendrás para descansar.


Fuente
Escrito por yaniss r letechip
»Hogar

vista nuestro sitio web  www.rentahouse-aragua.com